(9 votos)

Duración: 180 min

Género: Evento: Ballet

Directores: Coreografía: Liam Scarlett, Marius Petipa, Lev Ivanov. Música: Pyotr Il’yich Tchaikovsky

Sinopsis: El lago de los cisnes ha tenido un papel especial en el repertorio de The Royal Ballet desde 1934. Esta temporada, The Royal Ballet estrena una nueva producción con coreografía adicional del Artista Residente, Liam Scarlett. Aunque permanece fi el al texto de PetipaIvanov, Scarlett aporta una nueva mirada a la escenifi cación de este ballet clásico, en colaboración con su escenógrafo desde hace años, John Macfarlane.

El lago de los cisnes fue la primera partitura de ballet de Chaikovski. Dado su estatus actual como probablemente el más amado y admirado de todos los ballets clásicos, resulta quizá sorprendente que en su estreno en 1877 El lago de los cisnes fuera pobremente acogido. Es gracias a la producción de Marius Petipa y Lev Ivanov de 1895 como El lago de los cisnes se convirtió en parte no sólo de la conciencia del ballet, sino también de la más amplia cultura popular. Ese éxito viene asegurado no sólo por la sublime amplitud sinfónica de la partitura de Chaikovski, sino también por los llamativos contrastes coreográfi cos entre las escenas en el palacio real de Petipa y las líricas escenas junto al lago creadas por Ivanov.

Selecciona tu cine

Duración: 180 min

Género: Evento: Ballet

Directores: Coreografía: Liam Scarlett, Marius Petipa, Lev Ivanov. Música: Pyotr Il’yich Tchaikovsky

Sinopsis: El lago de los cisnes ha tenido un papel especial en el repertorio de The Royal Ballet desde 1934. Esta temporada, The Royal Ballet estrena una nueva producción con coreografía adicional del Artista Residente, Liam Scarlett. Aunque permanece fi el al texto de PetipaIvanov, Scarlett aporta una nueva mirada a la escenifi cación de este ballet clásico, en colaboración con su escenógrafo desde hace años, John Macfarlane.

El lago de los cisnes fue la primera partitura de ballet de Chaikovski. Dado su estatus actual como probablemente el más amado y admirado de todos los ballets clásicos, resulta quizá sorprendente que en su estreno en 1877 El lago de los cisnes fuera pobremente acogido. Es gracias a la producción de Marius Petipa y Lev Ivanov de 1895 como El lago de los cisnes se convirtió en parte no sólo de la conciencia del ballet, sino también de la más amplia cultura popular. Ese éxito viene asegurado no sólo por la sublime amplitud sinfónica de la partitura de Chaikovski, sino también por los llamativos contrastes coreográfi cos entre las escenas en el palacio real de Petipa y las líricas escenas junto al lago creadas por Ivanov.