(0 votos)

Duración: 160 min

Género: Evento: Ballet

Estreno: 07/04/2022

Sinopsis: Sin duda Jules Massenet buscó encandilar a su época cuando puso música al cuento de hadas de Charles Perrault. Con Cendrillon, el compositor nos ofrece una de sus obras más atractivas. diferente de otras adaptaciones líricas del cuento. La traviesa Lucette y las mujeres que la rodean dan a la obra un tono cuyos innumerables matices confirman las palabras de Claude Debussy, que veía a Massenet como “el historiador musical del alma femenina”.

Al adornar al hada con un timbre de coloratura irreal y otorgar el papel del príncipe a una soprano, el compositor nos ofrece un festival vocal acompañado de una rica y variada orquestación que oscila entre la delicadeza mozartiana, las citas barrocas y los grandes matices románticos. Para marcar la incorporación de Cendrillon al repertorio de la Ópera de París, Mariame Clément juega con la fantasía del mito, reflexionando sobre el yo interior de los personajes mientras los libera de sus trajes ajustados y zapatos de salón.


ACTO I: Casa de campo de Madame de la Haltière.

Mientras los sirvientes se quejan de la señora de la casa, llega de repente Pandolfe, su esposo. Él se muestra de acuerdo con ellos: su esposa, Madame de la Haltière, es mala y tiene mal carácter. Se arrepiente de haberse casado con ella y está preocupado por su hija, Lucette (a la que llaman Cendrillon “Cenicienta”), pues la obligan a hacer las tareas de la casa y no le permiten llevar vestidos costosos como a sus hermanastras. Justo cuando jura poner remedio a la situación, Pandolfe oye que se acerca su esposa y huye. Madame de la Haltière y sus hijas hablan de los preparativos para la gala real de esa noche. Poco después, llegan varios costureros y peluqueros para vestirlas. Mientras los sirvientes se ríen de los atuendos ridículos que han elegido, Pandolfe se acerca a su mujer y a sus hijastras, que se muestran convencidas de que lograrán conquistar al príncipe. Cuando la familia se marcha, Lucette aparece en escena, sola, y expresa su anhelo de asistir a la gala con sus hermanastras. Mientras trata de convencerse a sí misma que le gustan las tareas de la casa, se queda dormida y sueña con las fiesta en el palacio. En ese momento, aparece su Hada Madrina, que convoca a una multitud de hadas para transformar los harapos de Lucette en un hermoso vestido de baile. Cuando despierta, Lucette está asombrada por la transformación. Al subir al carruaje encantado, su Hada Madrina le advierte que debe volver a la medianoche, pues a esa hora se romperá el hechizo.

ACTO II: El palacio real.

El Príncipe Encantador está solo y triste, a pesar de los esfuerzos de sus cortesanos. A solas, el príncipe anhela amar a alguien. Aparece El Rey, que ordena al príncipe asistir a la gala de esa noche y elegir a una joven de familia noble como futura esposa. El príncipe conoce a un sinfín de mujeres desesperadas por casarse con él, entre ellas, las hermanas Haltière. Cuando Lucette entra al palacio, su belleza y su elegancia deslumbran a la multitud, y el príncipe queda deslumbrado. Una vez solos, expresa su admiración por la joven. Pero justo cuando le está declarando su amor, el reloj anuncia la medianoche y Lucette se ve obligada a huir.

ACTO III: Casa de campo de Madame de la Haltière.

Lucette llega a casa y sin un zapato. Poco después, llegan los demás miembros de su familia, que se quejan de la mujer misteriosa que bailó con el Príncipe. Dicen que después de que se fuera la dama, el príncipe y le gente del palacio se burlaron de ella. Lucette se muestra visiblemente alterada por esa falsa afirmación. Al verla angustiada, Pandolfe finalmente cobra coraje y defiende a su hija. Luego de echar a su esposa y a sus hijastras de la habitación, promete a Lucette que se irán de la ciudad y volverán al campo, donde habían sido felices tiempo atrás. Pero Lucette, con el corazón partido, decide que no cargará a su padre con su pesar y huye de la casa. El bosque encantado. Convocadas por el Hada Madrina, las hadas informan que Lucette y el Príncipe Encantador están vagando en la oscuridad, solos y desconsolados. Aunque los jóvenes no se ven, pueden escucharse mutuamente. Ambos ruegan al Hada Madrina que los ayude. El Hada Madrina se materializa y exige que el príncipe cuelgue su corazón roto del roble. El príncipe obedece y el Hada Madrina une a los enamorados, que caen juntos en un sueño de hechizo.

ACTO IV: Habitación de Lucette.

Pandolfe mira a su hija que duerme, mientras recuerda cómo la encontró muerta de frío junto al río. Al despertar, ella le preguntó por lo sucedido y su padre le explicó que, cuando la halló, estaba semiconsciente y hablaba sobre el Príncipe Encantador, un roble y un zapato de cristal. Convencida de que todo fue un sueño, Lucette está devastada e intenta buscar consuelo en la pronta llegada de la primavera. En ese momento, Madame de la Haltière anuncia que el príncipe ha convocado a princesas de todo el mundo en busca de la dueña del zapato de cristal perdido. Al darse cuenta de que no ha sido un sueño, Lucette implora la ayuda de su Hada Madrina.

El palacio real. Princesas de todo el mundo llegan al palacio para probarse el zapato de cristal. El príncipe está desesperado por hallar a su amor desconocido. Resuena la voz del Hada Madrina, y Lucette aparece en el palacio. Ha venido a devolver el corazón del príncipe, pero él insiste en que ella lo guarde. La multitud recibe a Lucette como su futura reina. Llega la familia de Lucette. Madame de la Haltière, atónita, clama a viva voz que adora a su hijastra. Todos los presentes miran al público y celebran este final feliz.

EQUIPO CREATIVO

Director musical - Carlo Rizzi
Director de escena -  Mariame Clément
Escenografía - Julia Hansen
Vestuario - Julia Hansen
Iluminación - Ulrik Gad
Dirección del coro - Ching-Lien Wu

Orquesta y Coros de la Opéra national de Paris.

 

EQUIPO ARTÍSTICO

Cenicienta (Lucette) - Tara Erraught
Madame de La Haltière - Daniela Barcellona
Príncipe Azul - Anna Stéphany
El hada - Kathleen Kim
Noémie - Charlotte Bonnet
Dorothée - Marion Lebègue
Pandolfe - Lionel Lhote
El Rey - Philippe Rouillon
El Decano de la facultad - Cyrille Lovighi
El superintendente de placeres - Olivier Ayault
Primer Ministro - Vadim Artamonov
Seis espíritus - Corinne Talibart, So-Hee Lee, Stéphanie Loris, Anne-Sophie Ducret, Sophie van de Woestyne, Blandine Folio Peres


Selecciona tu cine

Duración: 160 min

Género: Evento: Ballet

Estreno: 07/04/2022

Sinopsis: Sin duda Jules Massenet buscó encandilar a su época cuando puso música al cuento de hadas de Charles Perrault. Con Cendrillon, el compositor nos ofrece una de sus obras más atractivas. diferente de otras adaptaciones líricas del cuento. La traviesa Lucette y las mujeres que la rodean dan a la obra un tono cuyos innumerables matices confirman las palabras de Claude Debussy, que veía a Massenet como “el historiador musical del alma femenina”.

Al adornar al hada con un timbre de coloratura irreal y otorgar el papel del príncipe a una soprano, el compositor nos ofrece un festival vocal acompañado de una rica y variada orquestación que oscila entre la delicadeza mozartiana, las citas barrocas y los grandes matices románticos. Para marcar la incorporación de Cendrillon al repertorio de la Ópera de París, Mariame Clément juega con la fantasía del mito, reflexionando sobre el yo interior de los personajes mientras los libera de sus trajes ajustados y zapatos de salón.


ACTO I: Casa de campo de Madame de la Haltière.

Mientras los sirvientes se quejan de la señora de la casa, llega de repente Pandolfe, su esposo. Él se muestra de acuerdo con ellos: su esposa, Madame de la Haltière, es mala y tiene mal carácter. Se arrepiente de haberse casado con ella y está preocupado por su hija, Lucette (a la que llaman Cendrillon “Cenicienta”), pues la obligan a hacer las tareas de la casa y no le permiten llevar vestidos costosos como a sus hermanastras. Justo cuando jura poner remedio a la situación, Pandolfe oye que se acerca su esposa y huye. Madame de la Haltière y sus hijas hablan de los preparativos para la gala real de esa noche. Poco después, llegan varios costureros y peluqueros para vestirlas. Mientras los sirvientes se ríen de los atuendos ridículos que han elegido, Pandolfe se acerca a su mujer y a sus hijastras, que se muestran convencidas de que lograrán conquistar al príncipe. Cuando la familia se marcha, Lucette aparece en escena, sola, y expresa su anhelo de asistir a la gala con sus hermanastras. Mientras trata de convencerse a sí misma que le gustan las tareas de la casa, se queda dormida y sueña con las fiesta en el palacio. En ese momento, aparece su Hada Madrina, que convoca a una multitud de hadas para transformar los harapos de Lucette en un hermoso vestido de baile. Cuando despierta, Lucette está asombrada por la transformación. Al subir al carruaje encantado, su Hada Madrina le advierte que debe volver a la medianoche, pues a esa hora se romperá el hechizo.

ACTO II: El palacio real.

El Príncipe Encantador está solo y triste, a pesar de los esfuerzos de sus cortesanos. A solas, el príncipe anhela amar a alguien. Aparece El Rey, que ordena al príncipe asistir a la gala de esa noche y elegir a una joven de familia noble como futura esposa. El príncipe conoce a un sinfín de mujeres desesperadas por casarse con él, entre ellas, las hermanas Haltière. Cuando Lucette entra al palacio, su belleza y su elegancia deslumbran a la multitud, y el príncipe queda deslumbrado. Una vez solos, expresa su admiración por la joven. Pero justo cuando le está declarando su amor, el reloj anuncia la medianoche y Lucette se ve obligada a huir.

ACTO III: Casa de campo de Madame de la Haltière.

Lucette llega a casa y sin un zapato. Poco después, llegan los demás miembros de su familia, que se quejan de la mujer misteriosa que bailó con el Príncipe. Dicen que después de que se fuera la dama, el príncipe y le gente del palacio se burlaron de ella. Lucette se muestra visiblemente alterada por esa falsa afirmación. Al verla angustiada, Pandolfe finalmente cobra coraje y defiende a su hija. Luego de echar a su esposa y a sus hijastras de la habitación, promete a Lucette que se irán de la ciudad y volverán al campo, donde habían sido felices tiempo atrás. Pero Lucette, con el corazón partido, decide que no cargará a su padre con su pesar y huye de la casa. El bosque encantado. Convocadas por el Hada Madrina, las hadas informan que Lucette y el Príncipe Encantador están vagando en la oscuridad, solos y desconsolados. Aunque los jóvenes no se ven, pueden escucharse mutuamente. Ambos ruegan al Hada Madrina que los ayude. El Hada Madrina se materializa y exige que el príncipe cuelgue su corazón roto del roble. El príncipe obedece y el Hada Madrina une a los enamorados, que caen juntos en un sueño de hechizo.

ACTO IV: Habitación de Lucette.

Pandolfe mira a su hija que duerme, mientras recuerda cómo la encontró muerta de frío junto al río. Al despertar, ella le preguntó por lo sucedido y su padre le explicó que, cuando la halló, estaba semiconsciente y hablaba sobre el Príncipe Encantador, un roble y un zapato de cristal. Convencida de que todo fue un sueño, Lucette está devastada e intenta buscar consuelo en la pronta llegada de la primavera. En ese momento, Madame de la Haltière anuncia que el príncipe ha convocado a princesas de todo el mundo en busca de la dueña del zapato de cristal perdido. Al darse cuenta de que no ha sido un sueño, Lucette implora la ayuda de su Hada Madrina.

El palacio real. Princesas de todo el mundo llegan al palacio para probarse el zapato de cristal. El príncipe está desesperado por hallar a su amor desconocido. Resuena la voz del Hada Madrina, y Lucette aparece en el palacio. Ha venido a devolver el corazón del príncipe, pero él insiste en que ella lo guarde. La multitud recibe a Lucette como su futura reina. Llega la familia de Lucette. Madame de la Haltière, atónita, clama a viva voz que adora a su hijastra. Todos los presentes miran al público y celebran este final feliz.

EQUIPO CREATIVO

Director musical - Carlo Rizzi
Director de escena -  Mariame Clément
Escenografía - Julia Hansen
Vestuario - Julia Hansen
Iluminación - Ulrik Gad
Dirección del coro - Ching-Lien Wu

Orquesta y Coros de la Opéra national de Paris.

 

EQUIPO ARTÍSTICO

Cenicienta (Lucette) - Tara Erraught
Madame de La Haltière - Daniela Barcellona
Príncipe Azul - Anna Stéphany
El hada - Kathleen Kim
Noémie - Charlotte Bonnet
Dorothée - Marion Lebègue
Pandolfe - Lionel Lhote
El Rey - Philippe Rouillon
El Decano de la facultad - Cyrille Lovighi
El superintendente de placeres - Olivier Ayault
Primer Ministro - Vadim Artamonov
Seis espíritus - Corinne Talibart, So-Hee Lee, Stéphanie Loris, Anne-Sophie Ducret, Sophie van de Woestyne, Blandine Folio Peres