(5 votos)

Duración: 170 min

Género: Evento: Ballet

Directores: Coreografía : Christopher Wheeldon Música : Joby Talbot Diseños : Bob Crowley Escenografia : Nicholas Wright

Sinopsis: Las aventuras de Alicia en el País de las Maravillas, de Christopher Wheeldon, irrumpió en el escenario en 2011 con una explosión de color, magia escénica y una inventiva y sofi sticada coreografía. La partitura de Joby Talbot combina mundos sonoros contemporáneos con grandes melodías, a la manera de los grandes ballets del siglo XIX. La escenografía desenfrenadamente imaginativa y visualmente deslumbrante de Bob Crowley se vale de todo tipo de recursos, desde marionetas a proyecciones, para hacer que el País de las Maravillas resulte maravillosamente real. Alicia conoce a una serie de personajes extraordinarios e inmediatamente reconocibles, desde la excitable Reina de Corazones -que interpreta una hilarante parodia del famoso Adagio de la Rosa de La bella durmiente- hasta un corps de ballet de naipes, una sinuosa oruga y un Sombrerero Loco que baila claqué. Pero el ballet no nos hurta el trasfondo más sombrío del relato de Lewis Carroll: una cocina de pesadilla, un Gato de Cheshire inquietantemente incorpóreo y la enloquecida reunión para tomar el té están todos aquí con vívidos detalles. El delicioso resultado muestra a The Royal Ballet en su esplendor, aunando danza al máximo nivel con un encantador entretenimiento familiar.

Selecciona tu cine

Duración: 170 min

Género: Evento: Ballet

Directores: Coreografía : Christopher Wheeldon Música : Joby Talbot Diseños : Bob Crowley Escenografia : Nicholas Wright

Sinopsis: Las aventuras de Alicia en el País de las Maravillas, de Christopher Wheeldon, irrumpió en el escenario en 2011 con una explosión de color, magia escénica y una inventiva y sofi sticada coreografía. La partitura de Joby Talbot combina mundos sonoros contemporáneos con grandes melodías, a la manera de los grandes ballets del siglo XIX. La escenografía desenfrenadamente imaginativa y visualmente deslumbrante de Bob Crowley se vale de todo tipo de recursos, desde marionetas a proyecciones, para hacer que el País de las Maravillas resulte maravillosamente real. Alicia conoce a una serie de personajes extraordinarios e inmediatamente reconocibles, desde la excitable Reina de Corazones -que interpreta una hilarante parodia del famoso Adagio de la Rosa de La bella durmiente- hasta un corps de ballet de naipes, una sinuosa oruga y un Sombrerero Loco que baila claqué. Pero el ballet no nos hurta el trasfondo más sombrío del relato de Lewis Carroll: una cocina de pesadilla, un Gato de Cheshire inquietantemente incorpóreo y la enloquecida reunión para tomar el té están todos aquí con vívidos detalles. El delicioso resultado muestra a The Royal Ballet en su esplendor, aunando danza al máximo nivel con un encantador entretenimiento familiar.