Cinesa

CINESA AYER Y HOY

Más de 17 millones de espectadores y 300 películas estrenadas al año avalan el compromiso con el cine y la gestión de CINESA, empresa líder de exhibición cinematográfica en España. Actualmente, gestiona más de 500 pantallas del circuito español con más de 100.000 butacas en unas instalaciones que priman la comodidad del espectador, el servicio personalizado y la calidad de imagen y sonido. CINESA gestiona más de 40 multicines repartidos por todo el territorio español. Hoy, miles de personas acuden a las salas de CINESA en busca de emoción, aventura, diversión... El esfuerzo de la empresa se ha traducido en una fidelidad y confianza por parte de los espectadores, que la compañía piensa seguir cultivando con la proyección del mejor cine y en las mejores condiciones. En los últimos tiempos, CINESA ha liderado la introducción del 3D en España. Todos los cines de la compañía disponen de salas de proyección 3D, una apuesta empresarial que ha obtenido una muy buena acogida por parte de los clientes. CINESA, además, como empresa destinada al ocio, ha aumentado su oferta con la proyección de óperas y conciertos en directo y la emisión de acontecimientos deportivos. Todo este esfuerzo se ha traducido en una creciente fidelización de nuestros usuarios de la tarjeta Cinesacard, que ya suma aproximadamente 1 millón de afiliados en nuestro país. El 100% de los cines Cinesa están digitalizados y Cinesa trabaja ya en implementar en sus salas nuevas tecnologías audiovisuales, que permitan sumergirse a los espectadores en las películas como nunca antes se había experimentado. Por ejemplo, las salas iSens, que poseen una calidad de imagen y sonido únicas, y están dotadas con pantallas que se encuentran entre las más grandes de Europa. O el formato HFR 48 fps que permite un realismo de las imágenes y los movimientos parecido al que el ojo humano ve.

 

HISTORIAL

Los orígenes de CINESA se remontan al año 1944 y tienen como primer protagonista a Alfredo Matas, productor barcelonés de prestigio cuyo nombre se asocia a alguna de las mejores y más populares películas del cine español. La fortuna le llevó a conocer a José Arquer, empresario que estaba construyendo un lujoso complejo en la Avenida Diagonal de Barcelona, el Windsor, que fue inaugurado el 11 de octubre de 1946. El fabuloso complejo incluía un cine, un bar, un restaurante y un local en el segundo piso que acabó siendo el primer ?teatro de bolsillo? de la capital catalana. El cine Windsor fue el primer eslabón de una cadena que incluyó, poco después, a otros cines.


LOS AÑOS 70: LA EXPANSIÓN
VER MÁS +

Este hecho obligó a CINESA, primero, a adaptar sus cines a las películas normales y, luego, a iniciar una lenta expansión cuyo paso más importante se produjo entre 1971 y 1972, cuando se saltó de las 11 salas de proyección con que se contaba a 25. El crecimiento siguió hasta 1980, año en el que la compañía llegó a los 37 cines, distribuidos entre Barcelona, Madrid, Cádiz, Granada y Murcia. Parte de este crecimiento viene dado también por la aparición de las primeras minisalas, invento que ya existía en otros países. CINESA había observado las posibilidades de esas pequeñas pantallas en los viajes de sus directivos, sobre todo a París, y eso llevó a la empresa a decidirse a montar en Madrid los llamados Minicines, nombre que luego se ha aplicado indistintamente a todas las salas de pequeño tamaño. En la creación de la empresa tuvo suma importancia, un accionista minoritario llamado William Forman, empresario norteamericano que poseía la licencia de explotación de Cinerama y que era propietario de Pacific Theathers, una importantísima cadena de cines y drive-in (autocines). Al principio, éste tenía pocas acciones, para más tarde y después de varias compras de acciones, entre ellas las del Banco de Madrid, se convirtió en el socio mayoritario de la empresa. Años más tarde el hijo de aquel empresario, Michael Forman, que ya tenía el 80% de la compañía, llegó a un acuerdo con UCI (United Cinemas International) por el que esta importante empresa, creada de una joint-venture de Paramount y Universal Studios, adquiriera el 100% de CINESA, cuyos directivos y empleados siguen siendo, a día de hoy, españoles. Desde el mes de octubre del 2004, UCI ha pasado a formar parte de la compañía de inversión británica Terra Firma Capital Partners.
En el 2005, CINESA adquirió la compañía Warner Lusomundo Sogecable e incorporó a su circuito 11 multiplexes. Ya en el 2006, la política de crecimiento de la compañía le llevó a adquirir en el mes de mayo los cuatro complejos cinematográficos de la empresa AMC Cinemas. Con estas incorporaciones, CINESA gestiona actualmente en España un total de 392 pantallas con 92.489 butacas. Con la incorporación de estos nuevos cines, CINESA/UCI consolida su presencia en Europa con 727 pantallas en 69 multiplexes en cinco países: España, Portugal, Alemania, Austria e Italia. En estos países, la compañía gestiona un total de 165.299 butacas.



LA CRISIS DE LOS 80
VER MÁS +

Los planes de expansión de CINESA se vieron paralizados a causa de la crisis del sector a mediados de los 80, una época en la que hubo una disminución global de espectadores pese a la presencia de películas de gran nivel en la cartelera de entonces. Esos ambiciosos planes empezaron a ver la luz en los años 90 y han situado a la compañía como la empresa líder del sector de la exhibición cinematográfica.

Pero la crisis ya había agudizado antes la imaginación de sus directivos. Desde 1978 el número de espectadores había disminuido. En los años 1983 y 1984, el descenso fue alarmante a pesar de que había en cartel películas como El retorno del Jedi, Acorralado, Apocalypse Now, Blade Runner, Los Cazafantasmas, Indiana Jones y el templo maldito o Viernes 13. Ante esta situación, la empresa decidió, en 1986, instaurar el Día del Espectador. CINESA decidió que el miércoles, justo a mitad de semana, era el día más apropiado para atraer a sus salas el doble de espectadores cobrándoles casi la mitad del precio normal. Ya en el lejano año 1973 la compañía había instaurado el famoso Ticket Rojo para los jubilados, con un importe descuento en el precio de habitual de la entrada, que aún se aplica en la actualidad con el programa Mayores de 65 años. Casi dos décadas después, CINESA decidió aceptar el Carnet Joven y crear, desde 1992, el Carnet de Estudiante Universitario, que permite al colectivo juvenil ventajas en el precio de las entradas.



LA UNIFICACIÓN DE SALAS
VER MÁS +

La renovación iniciada años atrás con los minicines, donde se transformaron salas ya existentes en varias de pequeño tamaño, se desarrolló con fuerza durante la segunda parte de los años 80, dando lugar a complejos con varias salas de diverso tamaño, pero perfectamente proporcionadas en todos sus detalles. Más tarde, se puso en marcha el plan de unificación de salas, de forma que la renovación de antiguas multisalas se ha completado. Los complejos actuales son la culminación del ambicioso plan de modernización de CINESA: tecnología punta de proyección y sonido, confort, supresión de las barreras arquitectónicas que faciliten el acceso a minusválidos, servicios de uso exclusivo en las plantas bajas de los locales, butacas en gradas para un perfecto visionado... Un confort basado no sólo en la comodidad de las butacas -anchas y con espacio suficiente entre filas para poder disfrutar de la película sin estrecheces- sino también en los servicios auxiliares como el bar, donde se pueden comprar palomitas y refrescos; la tienda de golosinas, y hasta un helado si el calor aprieta. Es el cuidado de los detalles lo que convierte un día en el cine en una experiencia inolvidable. A todo ello, debemos añadir las taquillas informatizadas -CINESA fue la primera empresa española de exhibición en ofrecer este servicio- la posibilidad de pagar con tarjeta de crédito, la venta anticipada de entradas por teléfono (902.33.32.31) y a través de terminales bancarios (evitando así la cola y garantizando el asiento deseado), y la información permanente al cliente las 24 horas de día sobre su programación. El teléfono permanente permite, facilitando el número de la tarjeta de crédito, la compra de entradas, que se pueden recoger en los expendedores colocados en el hall de los cines.

Para disfrutar al máximo de los mejores estrenos de cine, las salas del circuito CINESA han incorporado los últimos adelantos tecnológicos tanto en el campo de la proyección como en el del sonido. Las ópticas usadas han sido galardonadas con dos Oscar por su gran calidad. En cuanto al sonido, se ha incorporado lo último en tecnología digital, tanto en el sistema Dolby Digital Sound (DDS) como el Digital Theater System (DTS) y el Sony Digital Dinamic System (SDDS), que reproduce con absoluta fidelidad y una potencia de 8.000 vatios por sala, con amplificación y altavoces KCS que hacen vibrar al espectador. Seis u ocho canales de audición con una independencia excepcional entre ellos distribuidos en un canal central, derecho, izquierdo y subgrave detrás de la misma pantalla, y con la espectacularidad añadida de los dos canales de sonido ambiente, derecho e izquierdo, repartido a través de numerosos altavoces a lo largo de las salas que, con el fin de obtener los mejores resultados sonoros, han sido diseñadas según las normas del prestigioso Instituto Acústico de Dinamarca.

El resultado final es una limpieza absoluta de ruido y fondo, siendo imposible la adherencia de suciedad en las copias de sonido. Las zonas de silencio creadas por el director de la película son de un silencio absoluto, pudiendo crear situaciones de gran espectacularidad después de un pasaje de mutismo, con una entrada de gran dinámica de la banda sonora. En definitiva, una extraordinaria calidad y pureza de sonido, ya que las posibilidades de grabación son excepcionales: un rango de frecuencia de 20 a 20.000 Hz. a 105 dB, lo cual determina la máxima fidelidad de reproducción de los más modernos y trepidantes efectos especiales del cine actual y de la música y canciones de sus magníficas bandas sonoras.



CALIDAD TRADUCIDA EN FIDELIDAD
VER MÁS +

Con todo ello, CINESA ha logrado lo más importante. Volver a atraer a los espectadores a las salas de cine y lograr recuperar un número de espectadores incluso superior al de los momentos anteriores a las crisis de público de los años 80. En estas fechas doradas, por ejemplo, 1973-74, se juntaban en pantalla estrenos como 2001 Odisea del Espacio, Gritos y Susurros, Amarcord, El Coloso en Llamas, Cabaret, La Gran Evasión... por sólo citar unas cuantos. Esos títulos lograban atraer a las 27 pantallas de la compañía algo más de seis millones de personas, que dejaban en taquilla unos 480 millones de pesetas. En 1992, casi 20 años después, CINESA contaba ya con 65 pantallas, había recuperado el público perdido durante los años anteriores y se llegaba a 6,5 millones de espectadores, que suponían unos ingresos de 3.305 millones de pesetas. En el pasado 2005, CINESA rompió todos los récords al recibir la visita de 22 millones de espectadores, lo que supuso unos ingresos de 148,8 millones de euros. El balance de todos los cines de CINESA/UCI en Europa en el 2005 dejó una facturación de 226,7 millones de euros.